Gran Fons Puçol: análisis de un 15k llano y muy rápido

Este sábado llega una de las carreras populares más apreciadas y valoradas. El Gran Fons de Puçol destaca desde hace años por su buena organización y por el gran ambiente que se vive en las calles de la localidad. Se trata de un circuito de 15 kilómetros, rápido y llano, ideal para hacer buenas marcas.

Este año se celebra su edición número 15 y, como de costumbre, tendrá salida y meta en la Avenida Font de Mora, a partir de las 17.30 horas.  El trazado del Gran Fons también es el mismo de todos los años, aunque los 15 kilómetros de este año tendrá como novedad cronometrajes intermedios en los puntos kilométricos 5 y 10 para que los corredores sepan exactamente su tiempo en cada uno de los tres cinco miles. Puntos en los que también habrá habituallamiento líquido. En Meta, será liquido y sólido.

Aunque muchos de los más de 1.800 runners que ya se han inscrito para esta carrera ya la conocen, aquí os dejamos un análisis detallado de una de nuestras carreras recomendadas: el XV Gran Fons Vila de Puçol. Los que aún no lo hayan hecho, aún tienen tiempo de inscribirse hasta el jueves 11 en este enlace. Pero cuidado que el límite son 2.000 corredores.

Foto UTMBEl análisis de Iván Esteve*: Los dos primeros kilómetros de la carrera discurren por el interior del casco urbano. A pesar de la gran afluencia de corredores –se esperan 2.000 participantes- la prueba discurre por avenidas anchas en los que es posible correr sin dificultades. De hecho, la ligera pendiente negativa y, sobre todo, la afluencia de público animando a los corredores hacen que estos primeros kilómetros sean muy rápidos y conviene dosificar para no acabar pagando después el desgaste de un ritmo excesivamente alto.

A partir del km 2.5, la carrera entra en la zona de huerta de Puçol por el camí Assegadors, un camino largo y recto en dirección a la playa. Estos casi cuatro kilómetros de bajada hasta la playa no tienen curvas ni pendientes y son perfectos para mantener un ritmo constante, con un avituallamiento en medio.

Una vez en la playa, la carrera gira a la derecha en dirección norte hasta el barranco de El Puig y cambia de sentido para entrar en el paseo marítimo de Puçol, una zona en la que los atletas corren a escasos metros del mar. El paseo es la zona más bonita de la carrera y suele estar bastante animada. Si sale un día caluroso, los corredores agradecerán la brisa del mar, pero si es día de viento, este tramo se endurece y puede convertirse en el más duro de toda la carrera.

La vuelta por el paseo marítimo acaba coincidiendo con el segundo avituallamiento y, a partir de aquí, queda la subida al casco urbano por el mismo camino que se baja en la primera parte de la carrera. En estos casi cuatro kilómetros el desnivel apenas se percibe, pero las fuerzas ya van justas y es el tramo en el que peor suelen pasarlo los corredores.

El último kilómetro discurre de nuevo por el casco urbano y es el momento de mayor animación de toda la tarde. Tanto la Avenida de Valencia, donde este año la organización montará unos conciertos de rock, como la Avenida de Font de Mora, estarán llenas de gente para llevar en volandas a los atletas en los metros finales de la carrera.

 *Iván Esteve es el presidente del C.A. Puçol.